COACHING DE EQUIPOS

Es un proceso de acompañamiento de un equipo en el descubrimiento, la redefinición y la optimización de sus procesos y modos de actuación colectivos, de modo que éste, el equipo, se haga responsable de mejorar su rendimiento y su satisfacción, para que el resultado del conjunto supere el potencial de la suma de sus partes.

El coaching de equipo es un proceso de acompañamiento de un profesional a un equipo de trabajo para que este último logre alcanzar unas metas determinadas que él mismo se marca. Esta guía o acompañamiento, que en el caso de dirigirse a una persona (coaching individual) busca potenciar sus recursos y generar nuevos aprendizajes para mejorar sus resultados personales o profesionales, cuando se dirige hacia un equipo de personas trata de optimizar los recursos de dicho equipo como tal, esto es, en su conjunto.

 

 

El coach ayuda al equipo a verse, a escucharse, a preguntarse, todo ello desde un punto de vista amplio, objetivo y relajado. Les acompaña a tomar conciencia de sus interacciones y de los problemas que pueden generar, contribuyendo a mejorar su rendimiento en el ámbito laboral, acompañando al equipo en el proceso de optimización de sus propios recursos. Les acompaña a ordenar, relacionar, jerarquizar, evaluar, cuestionar, buscar alternativas, planificar…, en definitiva, a ver desde otra perspectiva y finalmente a actuar en consecuencia. El coach de equipo no aporta ideas propias, ni expone sus propios juicios, sino que potencia los del equipo de trabajo y, además, motiva. Ofrece al equipo una nueva forma de mirarse, nuevos métodos y herramientas, hasta el momento no utilizadas o infravaloradas y que, con una correcta puesta en práctica, pueden mejorar las relaciones del equipo, su productividad, su positividad, la implicación de todos, la motivación y la rapidez y efectividad en la toma de decisiones.

Es un proceso de acompañamiento de un equipo en el descubrimiento, la redefinición y la optimización de sus procesos y modos de actuación colectivos, de modo que éste, el equipo, se haga responsable de mejorar su rendimiento y su satisfacción, para que el resultado del conjunto supere el potencial de la suma de sus partes.

El coaching de equipo es un proceso de acompañamiento de un profesional a un equipo de trabajo para que este último logre alcanzar unas metas determinadas que él mismo se marca. Esta guía o acompañamiento, que en el caso de dirigirse a una persona (coaching individual) busca potenciar sus recursos y generar nuevos aprendizajes para mejorar sus resultados personales o profesionales, cuando se dirige hacia un equipo de personas trata de optimizar los recursos de dicho equipo como tal, esto es, en su conjunto.

El coach ayuda al equipo a verse, a escucharse, a preguntarse, todo ello desde un punto de vista amplio, objetivo y relajado. Les acompaña a tomar conciencia de sus interacciones y de los problemas que pueden generar, contribuyendo a mejorar su rendimiento en el ámbito laboral, acompañando al equipo en el proceso de optimización de sus propios recursos. Les acompaña a ordenar, relacionar, jerarquizar, evaluar, cuestionar, buscar alternativas, planificar…, en definitiva, a ver desde otra perspectiva y finalmente a actuar en consecuencia. El coach de equipo no aporta ideas propias, ni expone sus propios juicios, sino que potencia los del equipo de trabajo y, además, motiva. Ofrece al equipo una nueva forma de mirarse, nuevos métodos y herramientas, hasta el momento no utilizadas o infravaloradas y que, con una correcta puesta en práctica, pueden mejorar las relaciones del equipo, su productividad, su positividad, la implicación de todos, la motivación y la rapidez y efectividad en la toma de decisiones.